¿Cómo evitar que la pantalla del ordenador dañe nuestros ojos?

Pasar una cantidad importante del día mirando a una pantalla forma parte de la realidad de muchas personas. Pero debemos saber que…

Cuando estamos frente a la pantalla, el cristalino es el que se encarga, mediante un músculo muy pequeño llamado músculo ciliar, de abombarse y formar una lente convergente que nos permite ver de manera nítida lo que tenemos delante nuestra.

 Un ojo que se encuentra en reposo, está enfocado para ver de lejos. En el momento en el que Cuando nos ponemos delante de una pantalla, ya sea de un ordenador, una tablet o de un teléfono, el ojo tiene que hacer un esfuerzo enorme para mantener el enfoque de cerca durante mucho tiempo. Ese esfuerzo puede dar lugar a lo que se conoce como astenopia, o fatiga, del ojo.

Por otro lado, cuando el ojo está enfocado durante mucho tiempo en algo fijo, como es en el caso de estas pantallas, éste parpadea mucho menos. Eso provoca que la lágrima, que se encarga de humedecer de manera natural el ojo, se distribuya peor, provocando sequedad en el ojo

A esto hay que añadirle además otra variable. Varios estudios han confirmado que esa sequedad se produce en menor medida cuando miramos a la pantalla de un portátil que cuando miramos a un televisor o una pantalla que esté al altura de los ojos. El efecto particular tiene que ver con la abertura parpebral, la porción de ojo que deja expuesta el párpado. Cuando miramos hacia abajo la superficie es mucho menor, se evapora menos lágrima de la superficie del ojo y la sequedad de ojo aparece después, o no aparece.

Por último, cuando estamos mirando la pantalla hay unos rayos provocados por una serie de emisores (LEDs, por ejemplo)que irradian la luz hasta nuestros ojos. Es una fuente de luz directa hacia ellos. Eso provoca calor, y un calentamiento leve pero sensible en la superficie del ojo que puede acentuar los problemas con la sequedad del ojo y demás problemas visuales.

Soluciones

Cuida la distancia, y lo que ello implicaCuanto más cerca nos encontremos de la pantalla más esfuerzo tiene que hacer el ojo para enfocar correctamente el texto. Y, cuanto más lejos nos encontremos menos calor y radiación de la pantalla llega. Por otro lado, puedes ayudar a tus ojos ajustando la resolución y el tamaño en los mismos.

Mantener una buena iluminación ambiental, pues cuando esto sucede, la pupila no está tan dilatada y en esas condiciones el músculo ciliar no hace tanto esfuerzo para acomodar el ojo.

¡Y no te olvides parpadear! De esta forma ayudarás a mantener los ojos más húmedos y así lograrás mejorar tu salud visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR