Las ventajas que ofrecen las lentes trifocales

Las lentes trifocales suponen una gran diferencia para los pacientes a la hora de someterse a una operación para corregir defectos visuales. Se colocan igual que cualquier otra lente intraocular: se extrae el contenido del cristalino mediante la técnica de la facoemulsificación y se implanta la lente plegada dentro de la cápsula que hemos preservado.

Después, la lente se despliega y se centra. Una de las condiciones importantes es que la lente quede bien centrada para que los efectos multifocales sean siempre concéntricos al eje visual. Las lentes trifocales por su diseño, se auto centran muy satisfactoriamente.

¿Qué consigue el paciente?

Con las últimas lentes trifocales el paciente encontrará al día siguiente una gran satisfacción visual en una gran mayoría de los casos. Esto incluye visión de calidad y a todas las distancias.

Así, se recupera una visión plena para poder decir adiós a las gafas o lentillas.

Los posibles contratiempos, muy infrecuentes

Pero no hemos de olvidar que, como en ningún procedimiento médico, el resultado no es perfecto en el 100% de los pacientes. La insatisfacción leve puede deberse a la visión de unos reflejos en forma de corona alrededor de focos de luz de noche. También algunos pacientes pueden necesitar una gafa de una dioptría para apoyar su visión cercana con baja iluminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR